A principios de este año, el mundo entero se alertó al producirse brotes de viruelas del mono en diferentes continentes. Ahora que está enfermedad está siendo tendencia en las noticias, es inevitable querer saber más sobre ella. Así que si ese es tu caso, sigue leyendo para aprender todo sobre la viruela del mono, desde qué es y cómo se manifiesta hasta cómo puede tratarse este virus potencialmente mortal. 

¿Qué es la viruela del mono?

Descubierta por primera vez en 1958 en monos de laboratorio de África central y occidental, la viruela del mono es una enfermedad vírica poco común que se transmite de los animales a los seres humanos. Está causada por un virus llamado virus de la viruela del mono que se observó por primera vez en monos de laboratorio. A diferencia de la variola (el virus que causa la viruela) el virus de la viruela del mono puede infectar a varias especies diferentes de primates y también se ha encontrado en roedores africanos.

El virus que causa la viruela del mono pertenece al género orthopoxvirus. La enfermedad puede transmitirse de animales a humanos a través del contacto con carne infectada, mordeduras de animales, fluidos corporales y objetos contaminados, y de humanos a humanos a través del contacto físico cercano y fluidos corporales como la saliva o la mucosidad. 

Contrariamente a su nombre, la viruela del mono parece ser más frecuente en roedores que en primates. Se cree que el virus se transmite con frecuencia entre determinados roedores en África. El diagnóstico puede confirmarse por la presencia de ADN del virus en los infectados. 

¿Cuáles son los síntomas?

La enfermedad tiene un cuadro sintomático comparable al de la varicela. Si bien los síntomas varían de persona en persona, los síntomas iniciales suelen incluir fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular y cansancio. Aunque los primeros síntomas son similares a los de la viruela, la varicela y el sarampión, la presencia de ganglios linfáticos agrandados caracteriza la viruela del mono. 

Normalmente, los ganglios linfáticos situados entre la oreja y la mandíbula, el cuello y la ingle se inflaman y luego sufren erupciones cutáneas. Tras unos días de fiebre, la erupción suele comenzar en la cara y posteriormente se extiende al resto del cuerpo. Estas lesiones, planas y rojas al principio, se convierten en pápulas llenas de líquido, inicialmente claro y más tarde amarillento. Estas pápulas acaban reventando y formando costras.

El número de lesiones cutáneas oscila entre unas pocas y miles de ellas, y algunas de ellas pueden unirse y formar lesiones más grandes. 

Independientemente de la zona del cuerpo afectada, las lesiones pasan por las mismas etapas. Las erupciones cutáneas son similares a las de la viruela. Pasan aproximadamente 10 días entre el contagio del virus y el desarrollo de los síntomas, y estos pueden durar entre dos y cuatro semanas. Una vez curadas las lesiones cutáneas producidas por la enfermedad, la zona puede perder la pigmentación y luego oscurecerse. 

viruela del mono

¿Qué tan peligrosa es la viruela del mono?

A pesar de que en la mayoría de los casos pasa rápidamente y sin síntomas persistentes, la viruela del mono es, según los expertos, una enfermedad grave. La tasa de mortalidad es significativamente mayor entre los niños que entre los adultos. Las mujeres embarazadas también están en riesgo, ya que el virus puede transmitirse al feto y provocar defectos de nacimiento o un aborto.

La letalidad del virus depende en gran medida del patógeno. Hay dos tipos de viruela del mono: la de África Occidental y la del Congo. La infección por la cepa de África Occidental puede provocar síntomas graves, pero la tasa de mortalidad es sólo del 1%. Con la cepa del Congo, es de aproximadamente el 10%. Datos recientes sugieren que la cepa de África Occidental es la responsable de los casos de contagio que se están produciendo en Estados Unidos y países europeos como España, Inglaterra y Portugal. 

¿Cómo se previene la viruela del mono?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es de suma importancia que las autoridades sanitarias identifiquen a las personas infectadas y a sus allegados para aislarlos en cuarentena y detener inmediatamente la propagación de la enfermedad. La vacuna contra la viruela es un ejemplo de vacuna que ha demostrado ser eficaz y que puede administrarse a personas que forman parte de grupos de alto riesgo. Dada la estrecha relación genética entre ambos virus (la viruela normal y la del mono), la eficacia debería rondar el 85%.

En Alemania, la recomendación de vacunar contra la viruela se canceló en 1983, después de que la peste fuera erradicada y los efectos secundarios de la vacuna fueran relativamente frecuentes. La vacuna que puede estar disponible contra la viruela del mono es una versión mejorada de la anterior y no tiene tantos efectos secundarios.

Quienes se vacunaron contra la viruela antes de que se suspendiera la inmunización están relativamente bien protegidos contra las formas graves de viruela del mono.

¿Cómo se diagnostica la viruela del mono? 

El diagnóstico suele basarse en los síntomas y apoyarse en pruebas de laboratorio. Si las lesiones cutáneas características están presentes y hay antecedentes de exposición, se puede sospechar de la viruela del mono. 

Se puede hacer un diagnóstico definitivo aislando el virus de la viruela del mono o identificando el virus en las lesiones cutáneas mediante microscopía electrónica. Asimismo, el virus puede detectarse en hisopos nasofaríngeos y de garganta. 

También se pueden realizar el diagnóstico mediante varias pruebas, como las de anticuerpos, la inmunofluorescencia, la PCR y la inmunohistoquímica. El análisis de sangre ELISA (ensayo inmunoenzimático) puede determinar si los anticuerpos de la viruela del mono están presentes en la sangre de un individuo infectado.

¿Cómo se diagnostica la viruela del mono? 

El diagnóstico suele basarse en los síntomas y apoyarse en pruebas de laboratorio. Si las lesiones cutáneas características están presentes y hay antecedentes de exposición, se puede sospechar de la viruela del mono. 

Se puede hacer un diagnóstico definitivo aislando el virus de la viruela del mono o identificando el virus en las lesiones cutáneas mediante microscopía electrónica. Asimismo, el virus puede detectarse en hisopos nasofaríngeos y de garganta. 

También se pueden realizar el diagnóstico mediante varias pruebas, como las de anticuerpos, la inmunofluorescencia, la PCR y la inmunohistoquímica. El análisis de sangre ELISA (ensayo inmunoenzimático) puede determinar si los anticuerpos de la viruela del mono están presentes en la sangre de un individuo infectado.

Tratamiento

En la Unión Europea y los Estados Unidos, el tecovirimat está aprobado para el tratamiento de muchos poxvirus, incluida la viruela del mono. Por otro lado, Tom Inglesby. director del Centro de Seguridad Sanitaria Johns Hopkins (CHS) en los Estados Unidos, afirma que la enfermedad podría ser tratada con antivirales utilizados en el tratamiento de la viruela convencional, como Cidofovir y Brincidofovir.

Asimismo, Inglesgy asegura que la mayoría de las personas infectadas se recuperan por sí solas en un período de dos semanas, por lo que la mayoría de los pacientes no presenta una infección lo suficientemente grave como para requerir un tratamiento antiviral. 

Es importante mencionar que en la actualidad no existe ningún tratamiento estándar para el virus y sólo algunos informes anecdóticos sugieren que el uso de antivirales es beneficioso para frenar el desarrollo de la enfermedad. 

¿Hay peligro de una nueva pandemia?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sólo tiene acceso a una cantidad limitada de información en este momento; sin embargo, se ha observado la transmisión sexual entre hombres. Por otro lado, se prevé que el virus se propague por otras vías. Según la OMS, actualmente no hay amenaza de que la propagación de esta enfermedad alcance el grado de pandemia. 

Los casos de contagios reportados recientemente en Europa o Estados Unidos no son los primeros de los que se tiene contagio; además, en 2018 se encontró y documentó un caso en Israel. Por otro lado, todas las infecciones anteriores se remontan a viajes a África o al contacto directo con animales originarios de la región. Se considera que el virus es parcialmente endémico en África Occidental y Central, y que ha habido múltiples brotes de infección en su punto álgido.

El profesor Jimmy Whitworth, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres (LSHTM), considera que la viruela del mono no tiene capacidad para convertirse en una amenaza similar a la del Covid-19. Sin embargo, Whitworth aconseja que, al tratarse de una enfermedad grave, debe tratarse con extrema precaución.

Además, afirma que la propagación actual de la infección es altamente inusual, por lo que el riesgo de pandemia es bajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.