La bulimia, conocida como bulimia nerviosa en las listas médicas oficiales, es una enfermedad de trastorno de la conducta alimentaria. La mayoría de nosotros lo asocia con comer en exceso e inducir deliberadamente el vómito por parte de personas que se concentran demasiado en su peso corporal. Pero, ¿son estos todos los síntomas asociados con la bulimia? ¿Cuáles son las causas de la bulimia nerviosa y cómo se puede tratar este trastorno alimentario? Quédate leyendo y te enseñare todo lo que debes saber sobre la bulimia, sus causas, sistemas y tratamiento:

Bulimia nerviosa

Bulimia nerviosa: ¿qué es esta enfermedad?

La bulimia es uno de los trastornos alimenticios más comunes (junto con la anorexia). Esta condición también se llama bulimia nerviosa. La esencia del trastorno son los atracones incontrolados, que hacen que el paciente se sienta culpable y, en consecuencia, provoque vómitos (incluso varias veces al día) u otras formas de deshacerse de los alimentos que ha ingerido en exceso. Los pacientes usan varios laxantes, diuréticos, enemas, dietas agotadoras, ayuno y ejercicio intensivo (bulimia deportiva llamada bulimia atlética, es bulimia de tipo dos, no curativa).

Esta anomalía nutricional es significativamente más común en las mujeres. Se estima que alrededor del 1% de los adultos padece bulimia nerviosa.

Las personas que padecen bulimia, la gran mayoría de mujeres jóvenes, están constantemente enfocadas en comer, experimentan un impulso imparable de comer y, al mismo tiempo, temen el aumento de peso, incluidos los efectos de comer en exceso sobre los alimentos que engordan. Es imposible abstenerse de comer, a veces en cantidades enormes. Al mismo tiempo, exceder un cierto límite autoimpuesto de peso corporal es inaceptable para ellos.

La bulimia afecta hasta del 1% al 4% de los niños y adolescentes. La enfermedad se diagnostica con mayor frecuencia entre los 18 y los 25 años. Para ser diagnosticado con bulimia, es necesario confirmar al menos dos episodios de atracones por semana dentro de un lapso de tres meses. Los pacientes con bulimia se consideran obesos y muestran un gran miedo al aumento de peso.

¿Cuáles son las causas de la bulimia nerviosa?

La bulimia se asocia principalmente con factores psicológicos. Se ha observado que esta enfermedad se asocia más a menudo con el trastorno límite de la personalidad y, por lo tanto, con el llamado trastorno límite de la personalidad. Este trastorno se caracteriza por la inestabilidad emocional, un sentimiento de vacío interior, así como un miedo pronunciado al rechazo. Los pacientes con trastorno límite de la personalidad también son propensos a comportamientos autodestructivos e impulsivos.

Además, la literatura médica informa que las causas de la bulimia nerviosa pueden estar asociadas a factores relacionados con la etapa de la niñez y la adolescencia, a saber:

Tales experiencias conducen a la falta de autoaceptación, la incomprensión de uno mismo y la aparición de un sentimiento de miedo y odio, que predispone significativamente a la aparición de un trastorno alimentario.

La bulimia mental coexiste no solo con la personalidad límite, sino también en muchos casos con la adicción al alcohol y las drogas, la depresión y los trastornos de ansiedad. Además, se ha observado que la bulimia puede desarrollarse en pacientes que previamente han sufrido de anorexia, otro trastorno alimentario caracterizado por la restricción deliberada de la ingesta de alimentos para inducir una pérdida de peso extrema, lo que lleva al desgaste del cuerpo.

En esta situación, es difícil identificar un factor específico que sería responsable del desarrollo de este trastorno alimentario. La aparición de la enfermedad consiste en los factores psicológicos, sociales y genéticos antes mencionados; se ha notado que la aparición de bulimia en un miembro de la familia aumenta el riesgo de desarrollar este trastorno mental.

Al referirse a los factores sociales, se debe mencionar la excesiva atención al propio peso, así como la focalización en el entorno del paciente. Se notó que la bulimia aparecía con mayor frecuencia en pacientes con sobrepeso y obesidad en la infancia. Ciertamente, el asunto también se ve agravado por los mensajes mediático centrados en promover una figura esbelta y una imagen corporal idealizada.

¿Cuáles son los síntomas de la bulimia nerviosa?

Refiriéndose a los síntomas de la bulimia nerviosa, la bulimia nerviosa no solo es comer en exceso sin control con alimentos ricos en calorías e inducir el vómito, sino también:

Bulimia: síntomas y complicaciones somáticas

La bulimia nerviosa no se trata solo de control de peso, síntomas de atracones y vómitos. Estas actividades pueden provocar trastornos somáticos y, por lo tanto, problemas con los órganos y sistemas del cuerpo. Estas irregularidades incluyen, en primer lugar:

Tratamiento de la bulimia nerviosa

El tratamiento de la bulimia nerviosa incluye tanto psicoterapia como farmacoterapia. En muchos casos, puede ser necesaria la hospitalización en una sala de medicina interna para estabilizar el estado somático del paciente, arritmias o alteraciones electrolíticas.

Bulimia – tratamiento farmacológico

En el tratamiento farmacológico se utilizan principalmente antidepresivos. Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). Estas sustancias actúan aumentando los niveles de serotonina en el sistema nervioso central. Estos medicamentos se utilizan normalmente en el tratamiento de la depresión, pero también se utilizan en el tratamiento de los trastornos alimentarios. En algunos casos, es necesario agregar medicamentos estabilizadores del estado de ánimo para inhibir el comportamiento impulsivo (es decir, episodios de alimentación descontrolada).

Bulimia – psicoterapia

El elemento más importante en el tratamiento de los trastornos alimentarios es la psicoterapia. Los pacientes que padecen bulimia cambian el lenguaje de las emociones al lenguaje del cuerpo y la comida. Centrarse en los alimentos les da a los pacientes la oportunidad de lidiar con sus problemas (como la soledad o la sensación de vacío) y de regular su estado de ánimo. Por lo general, se prefiere la terapia de grupo.

Se utiliza la psicoterapia tanto cognitivo-conductual como psicodinámica. La terapia psicodinámica se recomienda para personas que notan la relación entre la comida y sus emociones y su yo interior. La psicoterapia tiene como objetivo concienciar a los pacientes de que los problemas con episodios de alimentación descontrolada solo revelan los conflictos y problemas internos que son la causa de este trastorno alimentario. Muchos pacientes se preguntan cuánto tiempo llevará dicha terapia, pero es un asunto individual y específico para cada caso. La psicoterapia para la bulimia nerviosa suele durar desde algunos meses hasta varios años.

¿Se puede curar la bulimia?

En muchos casos, la terapia adecuada brinda la posibilidad de una remisión permanente de la enfermedad y una mejora significativa en el estado mental del paciente. Sin embargo, hasta la mitad de los pacientes pueden recaer. Es mucho más difícil tratar a los pacientes cuando la bulimia va acompañada de otras afecciones psiquiátricas, como depresión, adicciones o trastornos de la personalidad. En estos casos, el pronóstico de resolución completa es menos favorable.

Debes tener en cuenta que sufrir bulimia aumenta el riesgo de desarrollar otros trastornos mentales: depresión, adicciones, pero también intentos de suicidio, por lo que la atención de un psiquiatra y un tratamiento adecuado es extremadamente importante para la salud y la vida de los pacientes. Los trastornos alimentarios también aumentan el riesgo de que el enfermo desarrolle conductas autolesivas.

Bulimia en los seres queridos: ¿a qué prestar atención?

¿Qué comportamientos debemos buscar en el contexto de los trastornos alimentarios? Deberías preocuparte por situaciones como, por ejemplo:

Un psiquiatra especializado se ocupa del tratamiento de la bulimia nerviosa. Es él a quien debe informarnos si sospecha de un trastorno alimentario. No es necesario que otro profesional de la salud nos derive a este especialista. Vale la pena prestar atención a las personas más cercanas a nuestro entorno. Si sospechamos que alguno de ellos puede tener un problema de bulimia nerviosa, debemos convencer a la persona de que la mejor solución es acudir a un especialista. Una actitud edificante y sin prejuicios es clave para apoyar a una persona con bulimia nerviosa.

A veces, no solo es necesaria la terapia individual, sino también la terapia familiar, cuando se sospecha que la causa de los problemas se debe a anomalías familiares. Debe recordarse que la bulimia es una enfermedad no solo relacionada con la psique, sino también con el cuerpo; puede conducir a muchas complicaciones somáticas, por lo que su terapia adecuada es tan importante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.