A medida que crece la conciencia de las relaciones sanas, términos como relación tóxica y personas tóxicas se escuchan cada vez más. Una relación sana se basa en el respeto mutuo y la sensación de seguridad de ambas partes. A su vez, una relación tóxica se define como una relación en la que el comportamiento de una de las partes conduce a una disminución de la autoestima y la confianza en uno mismo, y regularmente causa dolor a la otra persona. A menudo se basa en el chantaje emocional y la manipulación que se repiten de forma regular.

relación tóxica

¿Cómo reconocer una relación tóxica y puedes liberarte de esa relación? ¿Qué rasgos deben despertar nuestra preocupación si los identificamos? ¿Existe la posibilidad de enmendar este tipo relación? En este post exploraremos esas y otras incógnitas en torno a las relaciones tóxicas.

¿Qué son las relaciones tóxicas?

Consideramos tóxico cualquier cosa que nos debilite y nos haga sentir mal. Esto también puede aplicarse a las relaciones interpersonales, no solo en pareja, sino también en las relaciones familiares, profesionales y amistosas. A veces nosotros mismos mostramos algún tipo de comportamiento tóxico, a veces pueden ser amigos, hermanos, padres o compañeros. Sin embargo, la mayoría de las veces se hace referencia a las relaciones tóxicas en relación con las asociaciones.

Una relación sana debe basarse en la comprensión

La paciencia, la confianza y un sentido de seguridad. Debería fortalecer tu autoestima e impulsarte a convertirte en una mejor versión de ti misma. Una relación tóxica definitivamente no es así. La incertidumbre del mañana, la falta de apoyo y, en contrast, la constante humillación y depreciación de nuestras necesidades, son las primeras señales de advertencia de que podemos estar atrapados en una relación malsana con una pareja. Tal relación, en lugar de ser fuente de alegría y bellos recuerdos, nos provoca un estrés y una ansiedad constantes. Es importante destacar que no se basa en un amor maduro y sincero, sino en la dependencia de la otra persona.

¿Por qué entablamos relaciones tóxicas?

La mayoría de las personas, al entrar en la edad adulta, intentamos establecer una relación de pareja con otra persona. Sin embargo, para que esta sea saludable, armoniosa y aporte felicidad, es fundamental que ambas partes alcancen la madurez emocional. Una relación tóxica ocurre con mayor frecuencia cuando una de las partes, en el período de formación de la personalidad, experimentó estímulos incorrectos, por ejemplo, crecer en una familia disfuncional, sin la atención y el cariño adecuados. Estas personas tienen problemas para lidiar con la baja autoestima y el miedo al amor desinteresado. Es por eso que inconscientemente se esfuerzan por desempeñar el papel de donante o receptor en la relación.

relación tóxica

Dependiendo de su actitud, pueden sentirse necesitados y apreciados (asumiendo el papel de donantes) o satisfacer su necesidad de seguridad, la mayoría de las veces a expensas de la otra parte. A menudo, inconscientemente eligen personas que están indefensas en la vida, creyendo que solo gracias a ellas la relación puede sobrevivir, y el miedo a la soledad les dificulta romper esta relación tóxica.

Leer:  Bulimia nerviosa: Causas, síntomas y tratamiento

¿Qué caracteriza este tipo de relaciones?

Contrariamente a las apariencias, la cantidad de discusiones en la pareja no es un signo de si la relación es exitosa o no. Los malentendidos pueden ocurrir en cualquier relación, incluso en las relaciones sanas, por lo que su desenlace y causa son mucho más importantes. Si las discusiones se basan en un intercambio de opiniones y puntos de vista, y no en ataques mutuos realizados con la intención de infligir dolor o culpabilidad, podemos hablar de una relación sana.

Además, para que una relación sea tóxica, la pareja no necesariamente tiene que pelear a menudo o alzarse la voz hasta los gritos. Contrariamente a las apariencias, este tipo de relaciones pueden parecer pacíficas. Entonces, ¿cómo reconoces una relación tóxica? Las manifestaciones más expresivas de tal relación son:

Es importante destacar que

En la etapa inicial de una relación tóxica, a menudo es difícil captar señales de alarma, porque la pareja tóxica rara vez revela su enfoque al comienzo de la relación. En la mayoría de los casos, todo es gradual y la víctima de la pareja tóxica tarda mucho en ver sus ojos. Durante muchos años, algunos comportamientos pueden ser considerados por la otra persona como completamente normales y no ser motivo de preocupación. Además, incluso las señales más pequeñas de otras personas de que algo anda mal a menudo se ignoran o se minimizan.

Cuanto más dura una relación tóxica, más nos cuesta cada momento de felicidad y más experiencias negativas acumulamos. En la mayoría de los casos, el responsable de la situación en la relación tóxica es el que cumple el rol de receptor, gracias a lo cual puede sentirse mejor y al menos aparentemente satisfacer sus necesidades emocionales. Sin embargo, contrariamente a las apariencias, los síntomas más fuertes de la adicción son visibles en el donante, quien, en vista de las expectativas de la pareja, puede incluso tomar acciones que normalmente no se llevarían a cabo. Involucrado en una relación tóxica, gradualmente abandona sus propios intereses o deseo de conocer a otras personas, como resultado de lo cual la pareja tóxica se convierte en el elemento más importante de su vida.

Leer:  Gordofobia, ¿qué es y cómo afecta?

¿Se puede reparar una relación tóxica?

Cualquier relación, incluida una tóxica, puede remediarse siempre que realmente queramos luchar por esa relación. Vale la pena asumir este desafío, sobre todo si vemos que los síntomas de una relación tóxica aparecen de repente y pueden ser el resultado no de las malas intenciones de la otra persona, sino de los problemas de la pareja de los que no quiere hablar o simplemente no los percibe. A menudo, las personas en una relación tóxica no se dan cuenta realmente del daño que le están haciendo a la otra parte.

Los mejores resultados

Cuando se trata de relaciones tóxicas provienen de trabajar en sus propias dificultades, tanto en forma de terapia individual como de terapia de pareja. Sin embargo, la clave del éxito es la conciencia del problema y la voluntad de cambiar, la honestidad y la apertura a la conversación con su compañero. Cada uno de nosotros es diferente y percibe ciertos asuntos de manera diferente. Una relación tóxica también puede ser el resultado de trastornos mentales, por un lado, como la depresión o la neurosis, que son cada vez más frecuentes en la actualidad. Sin embargo, si solo una de las partes ve el problema y la otra no está dispuesta a cooperar y tomar medidas para salvar la relación, la única solución razonable puede ser la ruptura.

¿Cómo liberarse de una relación tóxica?

Las relaciones tóxicas son generalmente relaciones difíciles, pero el mayor desafío a menudo es cómo terminarlas de manera efectiva. Pocas personas tienen la fuerza para abandonar con firmezar una relación tóxica, debido a la manipulación emocional que pueden sufrir de sus compañeros y a la violencia psicológica que puede convertirse en violencia física con el tiempo. En momentos difíciles, los compañeros tóxicos tienen una habilidad única para manipular y saber qué punto sensible mover para lograr el objetivo deseado.

Leer:  Endorfinas: ¿Qué son y cuándo se liberan?

Prometen mejorar

Y desde hace algún tiempo pueden aparentar estar haciéndolo, inhibiendo algunas de sus acciones anteriores, pero solo durante un tiempo, a manera de fachada.

A menudo, antes de terminar una relación tóxica, nos inhibe no solo el miedo a la soledad, sino también cuestiones materiales, como el costo de mantener hijos o vivir juntos.

Se necesita mucha firmeza y abnegación para acabar con una relación tóxica, y el apoyo de las personas cercanas también será útil, ya que en la mayoría de los casos la pareja tóxica intentará forzar el sentimiento de culpa para hacer que su compañero se mantenga en la relación. No vale la pena enzarse en una discusión con la otra parte y quedar expuesto a los ataques o la manipulación de un compañero tóxico.

Es imperativo concentrarse en sí mismo

Y tratar de recuperar la alegría de la vida, independientemente de la insatisfacción de la otra persona. También vale la pena distanciarse adecuadamente y mirar su relación actual desde una perspectiva diferente.

La decisión de terminar una relación tóxica puede permitirle recuperar la paz mental, la oportunidad de perseguir sus propios sueños, pasiones o libertad de tomar las mejores decisiones para su vida.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *