El nacimiento del bebé es uno de los más importantes en la vida de toda madre, muy emocionante y mágico. Y, por supuesto, cada mujer, pensando en el próximo nacimiento, piensa en el parto de manera positiva y enfocándose en emociones agradables. Pero, según muchas, el parto es imposible sin dolor. De hecho, este es el caso. Pero hay muchas formas de reducirlo y hacer que el parto sea lo más cómodo posible.

La causa del dolor:

A menudo, la intensidad del dolor del trabajo de parto es el componente principal para la evaluación del trabajo de parto, la satisfacción y el deseo de repetir la experiencia por parte del paciente. No se puede decir que ninguno de los partos sea completamente indoloro, pero la gravedad e intensidad de dolor depende en gran medida de la preparación de la mujer, el ambiente de la sala de maternidad, las condiciones creadas en la sala de partos y la actitud de los profesionales médicos hacia la mujer en trabajo de parto.

Consejos para reducir el dolor de parto

Si estás próxima a dar a luz, toma en cuenta las siguientes técnicas y recomendaciones para reducir el dolor durante el parto.

Masajes

Un método muy eficaz para aliviar el dolor. Se recomienda tanto el automasaje como con la ayuda de un compañero. El masaje puede ser desde caricias suaves hasta frotaciones intensas con dedos, palmas, puños o un masajeador. En la fase latente, se recomienda acariciar el abdomen durante la contracción por parte de la propia mujer en trabajo de parto. En caso de contracciones severas, se recomienda frotar más intensamente la parte lateral del abdomen, el sacro y la parte interna de los muslos. Asimismo, tocar y acariciar puede imitar un masaje anestésico.

Hidroterapia

La hidroterapia es cada vez más una alternativa más popular para aliviar el dolor durante el parto. El principal efecto del agua es la relajación. Las contraindicaciones para dar a luz en un ambiente acuático son la presión arterial alta o la necesidad de un control médico constante. Al usar una ducha o tina para dar luz, se puede obtener un alivio rápido y efectivo del dolor dirigiendo el chorro a la parte baja de la espalda o al abdomen de la mujer.

Calentamiento y enfriamiento de la piel

El calentamiento de la piel se puede lograr con una variedad de artículos calientes como bolsas de agua caliente, toallas húmedas calientes, almohadillas térmicas, mantas calientes, bañeras y duchas. Por otro lado, el enfriamiento de la piel se logra usando una bolsa de hielo, trozos de hielo o toallas enfriadas en agua fría.

La aplicación de compresas tibias en la parte inferior del abdomen, la ingle o el perineo, el calentamiento de todo el cuerpo con una manta tibia o la aplicación de una bolsa de hielo en la parte inferior de la espalda, el ano o el perineo pueden reducir significativamente el dolor en algunas mujeres.

Música

Se utiliza música suave y relajante para crear una atmósfera de paz, relajación y tranquilidad. Y el uso de auriculares puede ayudar a la mujer en trabajo de parto a distraerse de los sonidos molestos o desagradables. La música correctamente seleccionada promueve el establecimiento de la respiración rítmica, se puede combinar con un masaje rítmico o facilitar la entrada en un trance hipnótico. Además, la música puede aliviar el estrés y mejorar los efectos de otros métodos de alivio del dolor. También puede mejorar el bienestar emocional del personal de enfermería y de la persona que acompaña a la mujer en el trabajo de parto.

Técnicas de respiración

Ete método se basa en la hiperoxigenación, es decir sobresaturación del cuerpo con oxígeno. El exceso de oxígeno conduce a la liberación de endorfinas y, como resultado, a una disminución del dolor. Efectivo en cualquier posición.

Aromaterapia

La aromaterapia es un método muy agradable para aliviar el dolor durante el trabajo de parto. La inhalación de aromas agradables crea un ambiente favorable, ayuda a aliviar el estrés psicoemocional y el malestar del dolor, promueve la relajación y un estado de ánimo positivo de la madre, y también puede ayudar a abrir el cuello uterino, intensificar las contracciones o ralentizar un trabajo de parto excesivamente activo.Lo más importante es que el aceite esencial debe ser de alta calidad y 100% natural.

Los siguientes aceites se pueden utilizar en el parto: lavanda, rosa, jazmín, verbena, geranio, neroli, bergamota, limoncillo, limón, mandarina, sándalo, pomelo, árbol del té, incienso, salvia y canela. Los aceites esenciales deben mezclarse con un aceite base (melocotón, sésamo, cáñamo, etc).

La regla básica para elegir un aceite es que el aroma sea agradable para ti. Alivio del dolor. Los analgésicos aromáticos son aceites de manzanilla romana, lavanda, salvia, jazmín. El romero, el eucalipto y la menta también se consideran anestésicos naturales. Puedes inhalar el olor de un pañuelo empapado en aceite con anticipación, pero las compresas de aceite tibias funcionan con mayor eficacia.

Se colocan en la parte inferior del abdomen o en el sacro. Bajo su influencia, la piel se calienta, se produce una vasodilatación activa, lo que conduce a la rápida penetración de los aceites esenciales en el torrente sanguíneo y, como resultado, a un aumento de los procesos metabólicos y un efecto analgésico.

Para el masaje anestésico, debes masajear la parte interna de los muslos, los hombros, la parte posterior de la cabeza y las sienes con aceite por tu cuenta o con la ayuda de un asistente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.